Hijo mío

Pagué muy cara tu soledad, esos días de abandono bajo tus cobijas mientras salía a enfrentar al mundo. Mamá y papá buscaban darte lo mejor. Juguetes, dulces y todo cuanto tu pequeña imaginación pudiera maquilar, todo cuanto pudiera compensar mi ausencia

Madre

Me encuentro viendo esos ojos enfermos. Aunque no tenía la idea exacta de lo que me pasaba. Mi madre dijo siempre que nací débil de salud y con cualquier aire moriría sin remedio. No sé lo que veo en mis ojos, por momentos parecen ser normales y en ocasiones los veo demasiado rojos y hasta amarillos